Cómo capitalizar tu negocio

El capital inicial necesario para montar un nuevo negocio es un tema que, gobiernos, instituciones bancarias, cámaras de comercio, incubadoras de negocios e inversionistas de riesgo, han promovido con gran énfasis sobre la importancia que éste tiene para el nacimiento y sobrevivencia del mismo.

Muy frecuentemente me preguntan algunas personas interesadas en emprender su propio negocio cuáles son los medios de financiamiento más adecuados, convenientes y cuál de ellos recomiendo.

Actualmente existen muchos y muy diferentes programas públicos y privados que otorgan fondos a aquellos emprendedores que califican para acceder a ellos, en la mayoría de las veces estos recursos son entregados a través de intermediarios como incubadoras, aceleradoras de negocios y cámaras de comercio, por mencionar algunos y la difusión del tema es tan grande que nos convence de que, efectivamente, necesitamos de esos programas de financiamiento, pero ¿de verdad necesitamos de estos apoyos para iniciar un negocio?

Con frecuencia, cuando surge la idea de establecer una empresa o negocio, sólo se piensa en el monto de inversión, pues se le considera el factor más importante para comenzar; sin embargo durante las actividades de apertura y, más tarde, en el período de operación, comprendemos la magnitud real de la problemática del financiamiento inicial. Por desgracia, resulta una experiencia dolorosa cuando la empresa o negocio se encuentra en una posición financiera raquítica, derivada del desconocimiento del tema.

A continuación se enuncian algunos de los principales problemas que enfrentan los emprendedores durante la operación de su negocio o empresa:

  • Disminución en los ingresos o ventas
  • Incremento en costos
  • Aumento en gastos de operación
  • Acumulación de inventarios
  • Compras excesivas
  • Inflación
  • Mercados insuficientes
  • Pérdidas
  • Falta de control de pasivos
  • Baja liquidez
  • Poco capital de trabajo
  • Baja rentabilidad
  • Impuestos

Y si a todo lo anterior le agregamos los problemas causados por:

  • Endeudamiento elevado
  • Dificultad para saldar el pasivo a corto plazo
  • Falta de habilidad para mantener las finanzas sanas

El resultado es obvio y fatal.

Y no es que mi posición se ubique en contra de la deuda, al contrario la considero un elemento de apoyo importante, pero no para iniciar el negocio, precisamente porque debemos tener claro que para adquirir un compromiso financiero debemos tener la certeza total y absoluta de poderlo cubrir en tiempo y forma. Pero ¿es posible tener certeza financiera sobre un negocio que no ha iniciado o se encuentra en la etapa inicial? Por supuesto no estoy hablando del sector inmobiliario que éste se cuece aparte. Hablo de cualquier otro negocio de venta de productos o servicios. ¿Podemos anticipar que un negocio logrará su estabilidad financiera desde sus inicios? La respuesta la sabemos, pero de cualquier manera recurrimos al endeudamiento antes de operar, y al hacerlo hemos destinado a disminuir la utilidad dramáticamente, para saldar la deuda que nos permitió comenzar, y que en un porcentaje elevado, es la que nos obligará cerrar, sin siquiera haber llegado a la madurez del negocio o empresa, casi siempre -85%- en los primeros 3 años.

Para fines prácticos veamos al emprendimiento como un partido de futbol. Iniciar un negocio con deuda es similar a comenzar un partido de futbol con números negativos. Claro que es posible ganar incluso si se inicia con números negativos, pero desde luego, las probabilidades son mucho menores. ¿Le apostarías a un equipo que inicia el partido con -3 goles? De entrada deberá anotar 3 veces para igualar la condición del oponente, pero desde luego que será complicado lograrlo, porque si lo hace, seguramente el contrincante ya habrá anotado alguno o algunos más. Lo mismo sucede en los negocios, para alcanzar el punto de equilibrio es necesario generar los ingresos suficientes para cubrir los gastos de operación como la renta, luz, internet, sueldos, mantenimiento de las instalaciones, impuestos, insumos necesarios para operar, gastos de ventas, de transportación, distribución, proveedores, etc. Nada fácil, como para agregarle un compromiso de pago relacionado al financiamiento inicial.

Entonces: ¿Qué opinaría Mourinho, quien fuera reconocido como uno de los mejores entrenadores técnicos de futbol, sobre el capital inicial de un emprendimiento? Seguramente lo que cualquier líder de un equipo: nunca iniciar una competencia en desventaja.

Mi recomendación es considerar la opción de financiamiento para crecer no para nacer.

César Dabián
Presidente
Emprendiendo
@CesarDabian

2 comentarios en “Cómo capitalizar tu negocio

  1. Soy tutor de negocios en una Incubadora de Empresas. Hace un año recibí a un equipo de emprendedores que buscaban recibir apoyos o créditos de gobierno para comenzar sus negocios. Debido al cambio del INADEM fue complicado acceder a los fondos en un primer momento. Al mismo tiempo llegó una oportunidad de negocio para ellos ¡su primer cliente! Los convencí de emplear lo poco que tenían en equipo ya comprado y pedir prestado el resto de los aditamentos. Con el dinero que ganaron con ese primer cliente compraron lo que hacia falta y poco a poco, de cliente en cliente, han conseguido más y más equipo, dandole vida así a su negocio. Sin financiamiento de terceros.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s