Huracán Patricia. Lecciones vitales

HURACÁN

Cuando menos lo esperamos, la vida nos coloca delante un desafío que pone a prueba nuestro coraje y nuestra voluntad de cambio.

Es necesario aprender lo que necesitamos y no únicamente lo que queremos.

¿Cuáles son las lecciones que no sólo los startuperos, sino todos como personas podemos reflexionar del huracán Patricia, considerado como el más poderoso de la historia del planeta?

  1. Tomar las cosas en serio:

    Las alarmas tienen un propósito, especialmente si decidimos escucharlas y actuar en consecuencia.

¿Cuántas alarmas podrían estar sonando en nuestra vida personal y profesional y que estemos decidiendo no atender?

Por ejemplo: si tenemos unos kilogramos de más, nuestro cuerpo nos está enviando una alarma. Nosotros decidimos si hacemos algo al respecto o no.

En nuestro negocio, si las ventas han bajado, estamos recibiendo una alerta, si tenemos alta rotación del personal o bajo desempeño, también estamos recibiendo una alerta. Podemos dejarlo pasar o actuar todos juntos para salir avantes.

La recomendación es hacer un ejercicio de conciencia obligada.

 

  1. Distinguir un equipo de una comunidad

Comunidad es un grupo al que perteneces, equipo es algo en donde uno juega de vez en cuando.

En una comunidad se describen las responsabilidades de los miembros en sus cargos, por ejemplo las funciones esenciales.

Cuando surge un reto de magnitudes gigantescas como el del huracán Patricia, también surge un objetivo y cuando surge un objetivo debemos actuar de manera inteligente y me encanta el acrónimo norteamericano SMART que voy a describir ahora y que considero los 5 puntos más importantes para lograr un objetivo.

S es de Specific. Un objetivo debe ser observable y medible. Si no podemos medir algo, tampoco podemos manejarlo y esta es la tercera lección. En este caso la tecnología nos permitió medir el reto al que nos enfrentaríamos, de no haber conocido la magnitud del mismo, seguramente el resultado que obtuvimos hubiera sido completamente diferente. ¿Fue suerte? Por supuesto que no. No podemos ni debemos rebajar el esfuerzo, planeación, liderazgo, comunicación, información y ejecución de los mexicanos para ser la primera nación en la historia que ha enfrentado un monstruo de semejantes características con saldo blanco. La lección es obtener toda la información posible del objetivo a cumplir, del reto a vencer, ser proactivos, actuar antes de que se inminente hacerlo y jamás dejar nada a la suerte o al azar.

  1. Motivacional. Debemos tener claridad de si el objetivo despierta la voluntad para trabajar en comunidad, valorando nuestras competencias y pronunciar nuestro compromiso.

En el Huracán el motivo de toda la comunidad era uno solo: conservar la vida y nada puede ser más motivante que eso. Napoleón dijo que son dos cosas las que mueven el mundo; el miedo y el interés.

El miedo es una de las herramientas más poderosas que tenemos los humanos para poner nuestros sentidos en máxima alerta. Nos hace conscientes de los peligros que nos amenazan. Puede limitar e impulsar de igual manera.

ADAM SMITH, dijo que cuando actúas en función de tu interés personal actúas en favor de un bien común que beneficia al conjunto de la sociedad, aun sin que lo sepas (interés público)

En cambio, cuando actúas egoístamente orientas tus acciones a tu propio beneficio personal (interés privado).

 

Congratular los logros de cada integrante de la comunidad y celebrar los éxitos.

  1. Alcanzable. Debemos actuar como si la vida estuviera en juego. De esa manera alcanzaremos cualquier objetivo que nos propongamos. Olvidando el plan b. En el caso del huracán Patricia, no podía existir un plan b. era sobrevivir, punto. Y como dice Chris Gardner en su conferencia En busca de la felicidad: Plan B, sucks.
  1. Rapidez sin prisa. Ser más rápido no significa quedarnos sin aliento, significa actuar con más inteligencia. En este evento aprendimos que la velocidad es algo que se puede enseñar y sobre todo aprender y para ello podemos mencionar:
  1. Si tu comunidad no aprende a adaptarse rápidamente va a perder.
  2. Las comunidades más rápidas y de mayor éxito hacen visitas periódicas al ojo del huracán y miran adentro para ver qué les espera.
  3. En vez de buscar respuestas mágicas sobre qué hacen las comunidades para adquirir velocidad, comenzamos a preguntar: ¿Qué hacen las comunidades rápidas para eliminar los frenos que desaceleran a todas las demás?
  1. Rastreable. Un objetivo debe poder ser rastreado a lo largo del tiempo. Debemos conocer los progresos o reorientar esfuerzos y congratular los progresos.

Todo buen desempeño empieza con objetivos claros.

3. Comuncación/Información

El vacío creado por la mala comunicación es rápidamente llenado con tonterías y malas interpretaciones.

Necesidades; las necesidades humanas básicas para sostener la vida son: aire, agua, alimento, vestido, techo y sueño. Una vez satisfechas lo que obtenemos es seguridad. y ese es el principal objetivo que un líder debe procurar para su comunidad. Y cuando la comunidad tiene seguridad surgen las necesidades sociales y es aquí donde la resiliencia social cobra fuerza. Así los individuos nos animamos y nos ayudamos unos a otros.

4. Ejecución

Es importante implementar el liderazgo situacional y para ello el primer paso es analizar el nivel de desarrollo de cada miembro para cada objetivo particular preguntándonos:

¿soy nuevo e inexperto en esta tarea o soy un veterano calificado? En caso de que no lo seas, preguntarnos ¿quién sí lo es? e invitarlo a participar.

5. Evaluación y aprendizaje

Si sólo planeamos y ejecutamos pero no practicamos la evaluación y aprendizaje, podemos caer en la zona de comodidad y cometer errores por la pérdida de alerta.

Debemos aprender a vivir en alerta y tener todos los sentidos encendidos y estar atentos a todas las alarmas que nuestra empresa, comunidad, el mercado o nosotros mismos encendamos.

Para ello se requiere asignar tiempo para encontrar la lección en cada acción.

En la evaluación nos formulamos las siguientes preguntas:

¿Qué fue lo que nos propusimos? En el caso del huracán fue: salvar la vida humana. Lo mismo preguntar para nuestra comunidad, empresa o persona.

  • ¿Qué sucedió realmente?
  • ¿Por qué sucedió esto?
  • ¿Qué haremos la próxima vez?
  • ¿Qué debemos seguir haciendo?
  • ¿Qué debemos hacer de otra manera?

Y por último y la gran lección es:

Los errores son inevitables pero no necesariamente fatales.

_________________________________________________________________________

Este post fue transcrito del vídeo del mismo nombre realizado por César Dabián:

Esperamos que les guste, sea de utilidad y nos ayuden a difundir.

#AbrazoEmprendedor
Emprendiendo
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Síguenos en Youtube

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s