Creatividad: ¿don o habilidad?

CREAR

Una corazonada es la creatividad tratando de decirte algo.
-Frank Capra

En su famoso libro Seis sombreros para pensar, Edward De Bono dice que con frecuencia la gente le pregunta si la creatividad es una cuestión de habilidad, talento o personalidad y afirma que la respuesta correcta es que pueden ser las tres.

Si no hacemos un esfuerzo por desarrollar la habilidad de la creatividad, sólo puede ser una cuestión de talento y personalidad. También hace hincapié en que a algunas personas se les puede dar mejor, igual que hay quien juega mejor al tenis. La mayoría de las personas, no obstante, pueden alcanzar un nivel correcto.

Al igual que a él, a nosotros tampoco nos gusta la idea de que la creatividad sea considerada como un don especial. Debemos verla como una parte normal y necesaria del pensamiento de todas las personas.

En general, el pensamiento creativo ocupa una posición débil porque a muchos no les parece necesario.

Uno de los aspectos más débiles de la creatividad es la visualización de ideas. En muchas ocasiones donde se deben resolver ciertos problemas, se han apuntado muchas buenas ideas, sin embargo, pasaron desapercibidas para quienes las vieron y escucharon. Esto sucede porque tendemos a buscar únicamente la solución final e ignoramos todo lo demás. Aparte de esa solución inteligente final, es posible que haya muchos más elementos de valor.

Por desgracia, no estamos en un mundo perfecto. Sería fantástico que todos pudiéramos ver en una idea el brillo y el potencial que resultan obvios para su creador. Pero no suele ser el caso. Parte del proceso creativo consiste en dar forma a la idea para que encaje lo mejor posible en el perfil de necesidades de las personas que van a tener que “comprar” la idea.

A veces, puede parecer que este proceso raya en la deshonestidad. Sin embargo, no hay nada deshonesto en diseñar un producto para el comprador. Por tanto, es preciso diseñar las ideas para satisfacer las necesidades del cliente.

Debemos tener la responsabilidad de estimular, recoger y guiar las ideas; de organizar sesiones para generar ideas; de poner los problemas en los más indicados para resolverlos, y de cuidar las ideas del mismo modo que un director de finanzas cuida la economía.

#AbrazoEmprendedor
Emprendiendo
Síguenos en Twitter
Síguenos en Youtube

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s