El origen de 10 palabras emprendedoras que nos quitan el sueño

ORIGEN ETIMOLÓGICO

“Para comprender debemos partir desde la base”

Todos los días las escuchamos, las leemos, las decimos y las pensamos. Creemos saber su significado e incluso les damos vida e interpretación según nuestras circunstancias pero, lo que no podemos cambiar es su origen. ¿Dé dónde vienen esos conceptos que nos quitan el sueño?.

Te compartimos diez de las palabras que como emprendedor y empresario son parte fundamental de nuestro vocabulario y de nuestra forma de vida.

  1. NEGOCIO.

-La palabra negocio es una palabra latina formada de nec y otium, o sea “sin ocio”. Ocio en sí no se trataba de una palabra mala. Sólo quería decir hacer algo en el tiempo libre, es decir, hacer algo sin ninguna recompensa. Negocio entonces era hacer algo por dinero (nec otium= no sin recompensa, o sea, con recompensa).

  1. FINANZAS

-Es una palabra adoptada del francés. La palabra finance existe desde el       siglo XIII y está formada sobre el verbo finer (derivado de finir, terminar, que en aquella época significaba “pagar” o dar por terminado un trato). Entonces el término era de uso común en todo lo relativo a los bancos, al comercio… A su vez, finir proviene del latín finis (fin, término, suspensión).

  1. DINERO

-La palabra dinero procede del latín denarius, derivado del adjetivo distributivo deni, que viene a significar ‘cada vez’, y que deriva del decimal diez.

El denario era una pequeña moneda romana de plata muy corriente Originariamente valía diez ases; de ahí su nombre, pues denarius significa en latín ‘que contiene diez’; y en éste reconocemos la misma raíz que en decem ‘diez.

  1. EMPRENDEDOR.

-El término emprendedor deriva de la voz castellana emprender, que proviene del latín, coger o tomar, aplicándose originalmente -tanto en España como en otros países- a los que entonces eran considerados aventureros, principalmente militares, término que posteriormente pasó a tener connotaciones comerciales. La palabra fue definida por primera vez en el Diccionario de autoridades de 1732, todavía con esa connotación, como: “La persona que emprende y se determina a hacer y ejecutar, con resolución y empeño, alguna operación considerable y ardua”.

Ese sentido y evolución está estrechamente relacionado con el vocablo francés entrepreneur, que aparece a principios del siglo XVI. Posteriormente, a principios del siglo XVIII, los franceses extendieron el significado del término a los constructores de puentes y caminos y a los arquitectos.

Así, L’Encyclopédie define el término entrepreneur como «se dice por lo general del que se encarga de una obra: se dice un emprendedor de manufacturas, un emprendedor de construcciones, un manufacturador, un albañil contratista.

  1. IDEA.

-Esta hermosa palabra proviene (del griego eidós, ‘yo ví’) es una imagen que existe o se halla en la mente. La capacidad humana de las ideas dan lugar a los conceptos, los cuales son la base de cualquier tipo de conocimiento científico o filosófico.

  1. COMPETENCIA.

-La palabra competencia procede del latín compêtere, “aspirar”, “ir al encuentro de”, “buscar o pretender algo al mismo tiempo que otros”. De ahí deriva también el verbo competer, incumbir, pertenecer y el adjetivo competente. La competencia se relaciona con aptitud, capacidad, disposición. Una persona apta o capaz, es “útil en general para un determinado trabajo, servicio o función”.

  1. PASIÓN.

-La pasión (del verbo en latín, patior, que significa sufrir o sentir) es una emoción definida como un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto. Así, pues, la pasión es una emoción intensa que engloba el entusiasmo o deseo por algo. El término también se aplica a menudo a un vivo interés o admiración por una propuesta, causa, actividad, y otros. Se dice que a una persona le apasiona algo cuando establece una fuerte afinidad, a diferencia del amor que está más bien relacionado con el afecto y el apego.

  1. VENDER.

-Este verbo castellano viene del latín vendo, vendidi, venditum, del mismo significado. A su vez venderé proviene del latín compuesto venum dare “dar a vender”, “poner en venta”. La raíz latina venum ‘venta’ viene de un término indoeuropeo *wesno- presente, por ejemplo, en el sánscrito vasnám ‘precio’.

 

  1. FRACASO.

-Esta palabra se tomó del italiano fracassare, verbo que en sentido propio, significa romper, estrellarse. En latín quassare quiere decir, sacudir, agitar, dañar.

 

   10. ÉXITO.

-Proviene del latín exire ‘salir’, que es formada por ex ‘fuera’ e ire ‘ir’; fue registrada en castellano en 1732, con su significado original, posteriormente evoluciona hasta su sentido actual de ‘salida feliz’ o ‘resultado feliz’. En inglés, exit conserva su sentido original latino.

 

¡Abrazo Emprendedor!

#VivoEmprendiendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s