¿Emprendedor en serie o emprendedor en serio?


“La inconstancia lo hecha todo a perder, no deja que ninguna semilla germine.”

-Henri-Frédéric Amiel

Vueltas y vueltas y más vueltas…corren de un lado a otro sin rumbo fijo, llevan a cabo varias ideas y no se enfocan y esperan en el crecimiento siquiera de la primera. Fabrican ideas una tras otra sin forma alguna. La inconstancia es su mejor aliada, ella les enseña a justificar su falta de enfoque y disciplina, su falta de pasión, su sed de dinero instantáneo y su nula visión de crecimiento.

¿Cuántas personas conoces que tienen dos o tres negocios pequeños y que los han abierto en poco tiempo?, puede ser que sea tal vez un restaurante, una papelería o una tienda de abarrotes, todos ellos con crecimiento nulo y sin interés de proyectarse hacia algo más grande, con total falta de visión y de ambición. Seguramente al cuestionarles sobre cómo les va con ellos te contestarán que no se quejan, que van medianamente bien. En el tono de voz y en la falta de sonrisa se delataran solos, no aman lo que hacen y se esclavizan para sobrevivir. Con esa constante inconstancia como sello hablamos de los emprendedores seriales, aquellos que se aburren en exprés.

El nacimiento de un verdadero emprendimiento es comparable con el nacimiento de un ser humano. Cuando un bebé está presente en la vida de los padres en cuestión, ellos saben que ese ser depende al cien por ciento de su tiempo y cuidados para poder crecer fuerte y sano, saben que para que sea un ser humano independiente mínimo pasarán dieciocho años. Tendrán que entregarse en cuerpo y alma a ese hijo que tanto aman y esperarán pacientes con la mejor de las actitudes hasta que ese día llegue y puedan estar tranquilos. Ahora después de muchos años de esfuerzo ven los resultados; un adulto con la fortaleza suficiente para sostenerse y sobrevivir por sí solo. Lo mismo pasa con los verdaderos negocios.

El emprendedor en serio ve su emprendimiento como un hijo al que jamás se atrevería a abandonar. El emprendedor en serio ama lo que hace y no piensa en lo instantáneo, piensa siempre en el crecimiento. Planta un árbol aunque sepa que tal vez jamás disfrutará de su sombra o sus frutos. Es su legado. Su mirada jamás se desviará de su objetivo. La constancia y el enfoque permiten que ese pequeño emprendimiento se llegue a convertir en un imperio. Sabe que la suerte y la magia no existen. Sabe que tiene que buscar o fabricarse aquellas oportunidades que le impulsarán a materializar sus esfuerzos.

Antes de correr, tuvimos que empezar a gatear. Fuimos constantes a pesar de las caídas para un día soltarnos de la mano de ese adulto y poder sentir el viento en nuestra cara al poder correr por ese parque. ¿Porqué perder el foco de repente?, ¿Porqué la prisa?, ¿Porqué lo instantáneo?

En el mundo del emprendimiento no se trata de cantidad sino de calidad. Empieza en pequeño pero siempre pensando y accionando hacia lo grande. Siempre enfocado, siempre constante.

No seas un emprendedor serial, sé un emprendedor en serio. Adopta como filosofía de vida ser SER (Ser Emprendedoramente Responsable).

 Ánimo y Éxito

@Emprendiendo
#VivoEmprendiendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s