Fábula E. La niña y El globero

Fábula E. La niña y el globero

Érase que se era un hombre que vendía globos en un parque de diversiones. Los tenía de todos los colores: rojos, blancos, negros, amarillos. La gente se divertía de muchas maneras, algunos en los columpios, otros en los puestos de palomitas de maíz o comprando algodones de azúcar. El globero caminaba con su mercancía dando vueltas alrededor del parque tratando de venderlos. Para llamar la atención de los presentes, decidió soltar algunos de los globos. Primero soltó de la cuerda el blanco, éste subió entre los árboles, esquivó algunas ramas y pronto se elevó hacia el cielo azul. A continuación soltó el rojo, que ascendió de forma parecida. Estaba a punto de soltar el tercero cuando se le acercó una pequeña de piel oscura como el ébano, y algo temerosa se atrevió a preguntar al globero…

–       Señor, si suelta el globo negro ¿subirá al cielo como el blanco?

El hombre, enternecido por la pregunta, se inclinó ante la niña y le dijo con certeza:

–       Hija, evidentemente que sí. ¡Ya lo verás! Pero recuerda lo que te voy a decir, lo que hace subir el globo no es su color, sino lo que lleva dentro.

El globero dejó ir el globo negro y éste subió y subió muy alto hacia el cielo, ante los ojos muy abiertos y la cara sonriente de la pequeña.

Horacio Jaramillo Loya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s