Planeación de las ganancias de tu nuevo negocio. Conoce una de las principales causas del fracaso de los nuevos negocios

Planeación de las ganancias de tu nuevo negocio

Una vez que tienes una estimación preliminar del capital inicial sabrás si tienes suficiente dinero para iniciar tu negocio. Si no lo tienes, tendrás que decidir si quieres:

  • Buscar fondos adicionales al tomar un socio, obtener un préstamo o vender acciones.
  • Bajar la escala de tu negocio para que se ajuste al dinero con el que cuentas, lo que tiene el riesgo de llevarlo tan abajo que ya no tenga éxito.
  • Posponer el arranque de tu negocio hasta que tengas suficiente dinero.
  • Considerar uno de los otros negocios posibles que has identificado antes, y que puede requerir un capital menor, o
  • Descartar la idea de tu propio negocio.

En caso de que tengas suficiente dinero o creas que lo puedes reunir, tendrás que preparar algunas proyecciones financieras para el primero, tercero y quinto año de operación. Hay varias cuestiones importantes que deben ser respondidas en este momento, como la rentabilidad, el flujo de caja, la ganancia de inversión y la capacidad para pagar un préstamo, si es que lo hay.

Análisis del costo, volumen, utilidad

La primera etapa en tu análisis financiero es estimar lo que esperas ganar el primer año, basado en el nivel de ventas proyectado. El segundo paso es imaginar las pérdidas o ganancias resultantes en su primer año con varios niveles de venta.  Esto se conoce como análisis del costo, volumen, utilidad.

Busca el nivel de ventas que deseas para el primer año; identifica todos sus gastos y determina qué tanto de estos gastos son para el primer año. El costo de los bienes vendidos puede ser el gasto simple más grande en este ejemplo: si compras un objeto por 5 pesos y lo vendes en 10, el costo de los bienes vendidos será de la mitad de las ventas.

Lo anterior equivale a un margen de ganancias de 100% del costo a un margen de ganancias de 50% en las ventas; si esperas ventas de 230 mil pesos durante el primer año, entonces el costo de los bienes vendidos será de 115 pesos. Esto nos dice que tienes una ganancia de 115 mil pesos de las ventas para pagar todos los otros gastos, y con la esperanza de que proporcionen suficiente ganancia para justificar tu tiempo, riesgo e inversión. Enseguida, estima todos los otros gastos de tu negocio; muchos de ellos, si no es que todos, son fijos, es decir, que no cambian o no varían directamente con las ventas de mes a mes. Dichos gastos incluyen la renta, la publicidad, el pago de los salarios, los intereses, etc. Agrega esos gastos del año al costo de las mercancías vendidas durante el período, y te indicarán tus gastos totales. Recuerda que cuando estimes tus gastos no debes simplemente meter los números que imaginaste para los requerimientos del capital inicial.

La tabla para estimar los requerimientos de capital está basada en los gastos y no refleja otras cosas que son tratadas como gastos. Esto es particularmente cierto si esperas tener un préstamo o comprar equipo. Si tienes un préstamo, debes reportar como un gasto solamente los intereses, no el pago principal. Si compras una pieza grande de equipo, debes depreciarla por un número predeterminado de años en lugar de tratarla como una salida de dinero.

Si el costo de los bienes vendidos se espera que sea 50% de las ventas, entonces el margen bruto será 50% de las ventas. Para calcular tu punto de equilibrio:

Divide los gastos fijos entre el porcentaje del margen bruto de las ventas.

Si esperas que tus gastos fijos sean de 110 pesos, entonces tienes la siguiente ecuación:

Gastos fijos/Margen bruto como porcentaje de ventas = punto de equilibrio

110,000 /.50 = $220 mil en ventas.

Esta fórmula indica que tu punto de equilibrio en ventas es de 220 mil pesos; en punto de equilibrio las ventas cubrirán el costo de los bienes vendidos y el costo anual de los costos fijos.

IMPORTANTE: Tu negocio no empezará a tener ganancias hasta que tus ventas excedan los 220 mil pesos. El punto de equilibrio es de vital importancia porque por cada peso de venta debajo de tu punto de equilibrio, tú sólo obtienes 50 centavos de ganancia, por lo tanto, deberás conseguir los otros 50 centavos faltantes, ya sea de tu propio dinero o a través de financiamiento, y seguir haciéndolo hasta que el negocio se mantenga a flote cuando las ventas excedan a los gastos. Esto podría provocar que el retorno de inversión se prolongue aún más, debido a que deberás pagar ese capital adicional que inyectaste mientras el negocio no se encontraba en punto de equilibrio.

Y aquí se encuentra la que tal vez sea una de las más importantes lecciones del mundo de los negocios: No llegar al punto de equilibrio lo más rápido posible, se convierte en una de las causas principales de la quiebra de los nuevos negocios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s