La Magia del Año Nuevo

La llegada del Año Nuevo genera nuevas expectativas, metas que cumplir, deseos por realizar, nuevas ideas para poner en práctica, ilusiones que deseamos con todo el corazón que se conviertan en realidad, un deseo ardiente por hacer que todo ocurra ese año, que todo mejore a partir de ya ¿Qué hacer para que esto realmente suceda? ¿Cómo podemos transformar de una vez y para siempre nuestra vida? Todos deseamos el éxito, pero ¿Qué es el éxito? ¿Por qué muchas personas lo ven como algo que tienen que alcanzar? Empecemos por entender que el éxito no es un destino, es un camino. Un camino lleno de senderos que te hacen cada día aprender nuevas cosas, cometer nuevos errores o fracasos para volverte a levantar y continuar; que te da más sabiduría y un verdadero poder de acierto para tomar las mejores decisiones. El camino del éxito se compone de tres rutas esenciales. Si las sigues sin atajos, con disciplina y un deseo ardiente, podrás darte cuenta que la vía que estás recorriendo realmente está valiendo la pena.

La primera ruta se llama “Tu propósito”. Todos tenemos una Misión en la vida. Algo por lo cuál nacimos y ahora estamos aquí. Somos seres mágicos y poderosos  ¿Cuál es tu propósito en la vida? ¿Qué es aquello que siempre has deseado hacer con todo el corazón, aquello que te avienta de la cama o te aventaría de la cama todos los días por la mañana para trabajar con mucha intensidad? ¿Cuál es tu más grande talento? ¿Ya lo descubriste?

La segunda ruta se llama hacer que tu misión o propósito se convierta en una realidad. Si usas los dones y talentos que te fueron otorgados, con una gran actitud, encuentras tu misión y buscas la manera de que tu propósito en la vida aporte valor a las personas que te rodean, habrás dado uno de los pasos más heroicos en el sendero de tu camino por el éxito. El día que ya no estés aquí, no será necesaria tu presencia física. Los demás te recordarán por las cosas buenas que hiciste por ellos, por los grandes talentos que encontraste y desarrollaste, por la actitud que tuviste para lograr tu misión a pesar de todas las veces que fracasaste. Les habrás dado una de las más grandes lecciones de actitud: el fracaso nunca te marcó, al contrario, te fortaleció para levantarte una y otra vez y usar una ruta diferente para cumplir tu misión.

La tercera ruta se llama “derrama semillas de abundancia en las personas a través de tu misión personal”. Recuerda que en esta vida nos encontramos rodeados de otras personas, que al igual que Tú, decidieron venir a transformar su vida a través de su gran propósito o sueño ¿Puedes ser Tú el vehículo que los impulse para transformar sus vidas? Por supuesto que sí. Tú tienes el gran poder de evolucionar las vidas de otras personas a través de tu misión o propósito. En el camino puedes ir derramando semillas de grandeza en cada uno de los seres humanos que deseen ardientemente crecer y descubrir su propio gran proyecto.  Recuerda que somos energía que provoca una reacción en cadena.

Nuria J. Álvarez

Autora de Quiero Ser Líder ¿Qué Hago? www.ansup.com

Quiero Ser Networker ¿Qué Hago? www.ansup.com/networker.php

Twitter: nuriajalvarez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s