Extirpa de tus pensamientos el hábito de la queja

EDUCACIÓN FINANCIERA – LECCIÓN 04

Es increíble el poder que las palabras tienen, con ellas podemos destruir o construir vidas enteras. Pero ¿Cómo surgen las palabras? Quizá como medio de expresión de un pensamiento o para comunicar una emoción que finalmente puede nacer desde un pensamiento. Entonces, hay que cuidar lo que decimos. Pero, aún más importante, es cuidar lo que pensamos.

¿Quién nos enseñó a quejarnos? Vaya escuela trágica para un pueblo cuyo hábito adquirido lo lleva a la decadencia. Y se practica tanto, tanto, que hasta parece deporte nacional ¿No es cierto? Quejarnos del clima, del gobierno, de la situación económica del país, etc. Pero ¿La queja sirve para algo? Sí. Desgraciadamente, para reafirmar la mediocridad del 97% de los habitantes de un pueblo que emocionalmente le da fuerza a las palabras negativas. Sin embargo, una vez que observas el comportamiento de los pobres y de los ricos, puedes llegar a conclusiones, por demás, interesantes, como el hecho de que los ricos NO se quejan mientras los pobres SÍ que lo hacen. Estas aseveraciones están documentadas en libros escritos desde hace más de 100 años y hasta la fecha; por autores que van desde Wallace D. Wattles, Stephen Covey, Dale Carnegie, Og Mandino, Napoleón Hill y John Maxwell hasta Robert Kiyosaki, T. Harv Eker, Paulo Coelho, Ricardo Alvarado-Chorres y, muy en especial, mi favorita: Nuria J. Álvarez.

Estábamos, el pasado 11 de noviembre de 2013, en un hotel 4 diamantes, ubicado en Ixtapa-Zihuatanejo, Guerrero, México, aproximadamente a las 10 de la noche, en el espectáculo inaugural de la Convención Anual del mejor laboratorio a nivel Latinoamérica en cuanto a fabricación de suplementos nutricionales se refiere. Nos encontrábamos poco más de 1,300 representantes de marca, de todo el país, festejando los resultados obtenidos luego de un año de trabajo en equipo, cuando uno de mis colegas, uno de los más adinerados por cierto y que más ingresos tiene, mes con mes, a nivel corporativo, se acercó regalándonos una pulsera con las palabras “mi reto personal de 21 días”. Nos explicó que gracias a una pulsera como esas, él logro deshacerse del hábito de la queja, pues cada vez que la veía recordaba lo que quería lograr.

Algunos de los presentes sabíamos que dejar de quejarnos es una garantía de abundancia, pues cuando tus pensamientos están libres de queja, el dinero comienza a llegar por montones a tu vida, ves cómo crecen los números en tus cuentas bancarias y lo sientes en los bolsillos. Así que el regalo fue un detalle espectacular. Un regalo tan grande, tan ridículamente barato pero tan valioso, que es justo el regalo maravilloso que hoy te quiero regalar a ti para que hagas llegar la abundancia a tu vida, en todos los sentidos. Pero el regalo tiene que ir acompañado de un secreto, celosamente cuidado, para convertirse en el poderoso instrumento que será uno de los instrumentos que te ayudará para que alcances tu libertad financiera. El secreto es que en esos 21 días evitarás quejarte y, si lo haces, lo lleves al consciente, corrijas las palabras con un fuerte enunciado como “MENTIRA. CORRIJO. LO QUE REALMENTE QUIERO DECIR ES QUE…” y vuelvas a empezar el conteo.

La buena noticia es que, cuando por fin logres 21 días de evitar quejarte ininterrumpidamente. O sea, cuando por fin todos tus pensamientos sean positivos porque tú así los diriges y le des fuerza a esos pensamientos positivos, convirtiéndolos en palabras, entonces habrás hecho el cambio más poderoso del mundo en tu mente, en cuanto a generación de abundancia se refiere. Y desde entonces, inevitablemente la libertad financiera llegará a tu vida y tu riqueza crecerá hasta niveles insospechados que, dependiendo de la nobleza de tu corazón y humildad de tu carácter, alcanzará para cubrir las necesidades de varias generaciones en tu familia y hasta para cubrir las necesidades de otras especies no humanas sobre la faz de la tierra, en pos de la prosperidad de esta naturaleza que gracias a Dios tú y yo disfrutamos desde el día que nacimos y haremos lo humanamente posible por conservarla y mejorarla, con la gran responsabilidad del que siente que es hijo o hija del dueño de todo lo que existe, hasta trascender.

Hago público este enorme secreto porque tú y tus seres queridos se lo merecen y porque, como dice Bill Gates, quien llegó a ser el hombre más rico del mundo: “Si naces pobre NO es tu culpa. Pero si mueres pobre SÍ que lo es”.

Con cariño:

Osain Dabián A.

COACH EMPRESARIAL

http://osain.ansup.com

3 comentarios en “Extirpa de tus pensamientos el hábito de la queja

  1. Me parece muy acertado el tema, pasamos mas tiempo quejándonos en la vida que proponiendo soluciones o ideas de como mejorar primero que nada nuestras vidas y nuestro entorno. Yo creo que en la medida que Iniciemos con estos cambios nuestro entorno cambia y por ende nuestra sociedad.
    Hay una frase que me encanta y que pronuncio Jhon F. Kenedy en su discurso de inauguración: No preguntes que hace tu país por ti, si no preguntaré que haces tu por tu país.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s