Fábula Empresarial: El paradigma de los monos

Es muy frecuente que a los emprendedores innovadores, a los intrapreneurs y en realidad a cualquiera que desee hacer algo diferente a lo “conocido” o tradicional reciba críticas, burlas y en algunos casos hasta el desprecio y maltrato.

Para aclarar lo anterior les dejamos la siguiente fábula empresarial: “El paradigma de los monos”.

Un grupo de científicos  estaba estudiando el comportamiento social de los monos. Utilizaban cinco machos a los que habían enjaulado y a los que sometían a diversas pruebas. Un día colocaron un árbol seco en medio de la jaula y en la rama más alta colgaron un buen racimo de plátanos.

De inmediato uno de los simios se lanzó a trepar por el árbol para alcanzar el racimo, pero en ese momento unos chorros de agua helada empaparon a todos los monos que gritaban y corrían intentando huir. Esto se repitió dos o tres veces, hasta que un día uno de los monos intentó subir el árbol y en ese momento los otros cuatro le agarraron y le pegaron para hacerle desistir de la idea.

Dos días más tarde, los científicos introdujeron un nuevo mono que sustituyó a uno de los antiguos. El nuevo se lanzó hacia el árbol en cuanto divisó el racimo de bananas. Nada más comenzó a trepar, los otros cuatro se lanzaron hacia él y le pegaron para que no subiera. Después de varios intentos y varias palizas “el nuevo” no volvió a intentarlo. Introdujeron entonces un segundo mono y sacaron a otro de los más antiguos y la escena se repitió exactamente igual, además el primer sustituto participó de la paliza que se le dio a este segundo sustituto.

Los científicos fueron sustituyendo a todos los monos del grupo inicial, de manera que en un momento todos los monos que quedaban en la jaula nunca habían recibido las duchas de agua helada. Sin embargo, ninguno se atrevía a subir el árbol. Y, si se introducía un mono nuevo, recibía una paliza si lo intentaba.

La pena es que nunca pudieron preguntarle a los monos el porqué de su comportamiento, aunque es seguro que, si lo hubiesen podido hacer, los monos hubiesen respondido: “No sé, las cosas siempre se hicieron así”.

Autor: Juan Mateo
Cuentos que mi jefe nunca me contó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s