Fábulas empresariales para crear “SUERTE” CREATIVA

SUERTE CREATIVA

Los chinos llaman SUERTE a la oportunidad y dicen que la oportunidad llama todos los días a tu puerta. Algunas personas la oyen y otras no. Algunas personas dejan que la oportunidad entre a su vida, y otras la dejan esperando. A continuación te presentamos tres historias sobre algunas personas que supieron cómo aceptarla, la saludaron, dejaron entrar, se hicieron sus amigos y trabajaron junto con ella.

UNO

Durante la Segunda Guerra Mundial se tuvieron que entrenar y embarcar al mar cientos de miles de jóvenes; esto fue rápidamente, pues tenían que servir cuanto antes en la Marina y la Guardia Costera.

No es necesario decir que muchos sufrieron terribles mareos que los imposibilitaron para llevar a cabo sus deberes en el barco.

Se necesitó con urgencia una droga para combatir este malestar, por lo que los científicos la inventaron. El agente curativo que desarrollaron resultó bastante efectivo, salvo por un efecto colateral: provocaba somnolencia.

Esto seguía siendo una desventaja menor comparada con el problema original del mareo, y como resultado se produjo en gran escala la droga.

Sin embargo la época de paz trajo un problema completamente diferente al fabricante de la droga.

Si no había más reclutamiento masivo para la Marina ¿Quién compraría este producto?

La gente podría seguir sintiéndose mareada en el mar o en un vehículo en movimiento, pero de un día para otro el mercado para esta droga había disminuido hasta desvanecerse.

Entonces se encendió un foco en la cabeza de alguien…

¿Por qué no aprovechar el efecto de somnolencia de este producto y venderlo a las personas nerviosas que desean obtener un buen descanso en la noche?

En otras palabras, olvidar que el objetivo de la compañía era curar el mareo, y aprovechar lo que antes había sido un efecto colateral desafortunado y vender precisamente eso al público.

Esta es la mejor forma que tenemos de decir: No limites tu campo de visión y trata de enfocar tus problemas desde otro punto de vista. ¿okey?

DOS

A principios de siglo, un farmacéutico de Nueva Jersey se dio cuenta de que con mucha frecuencia las personas venían a su tienda a comprar un rollo de gasa y otro de tela adhesiva, cuando todo lo que querían en realidad era un vendaje.

Entonces empezó a cortar trozos de gasa y cinta y a preparar vendajes ya listos para sus clientes. Este servicio se volvió tan popular, que gradualmente se dio cuenta de que había inventado un nuevo producto, y así fue como nacieron los curitas.

TRES

En 1968 por Spencer Silver, un investigador de la compañía 3M estaba buscando un nuevo adhesivo potente, pero sólo consiguió uno que pegaba poco, y no le dio ningún uso.

En 1974 Art Fry se encontraba en la iglesia e intentaba leer algunos salmos, marcados en su libro. Imposible. Continuamente los papelillos marcadores caían al suelo. De repente, en su mente gritó el consabido «¡eureka!». «Quizá pueda pegar los separadores a las páginas con el pegamento que ha inventado Spence Silver», concluyó.

Al día siguiente, Fry hizo un primer intento infructuoso. Pero insistió y un buen día le entregó un libro a su jefe, en el que había introducido uno de sus separadores. Cuando se lo devolvió, el superior le había escrito algo encima de aquella primera nota Post-it.

«Me percaté de que era una nueva forma de organizar la información, de traspasarse mensajes, y comencé a luchar para que mi empresa, 3M, la comercializara»

No lo tuvo fácil. Sí le adjudicaron un equipo para que le ayudara a perfeccionar los Post-it, pero los directivos no veían el negocio. «Es un capricho que saldrá caro. Nadie lo comprará», auguraban.

Sin embargo, Art Fry veía que sus colegas se los reclamaban con más frecuencia. Finalmente, tras la adecuada campaña comercial, el éxito fue rotundo.

En 1980, los Post-it ya se usaban por todo Estados Unidos y un año después aterrizaban en Europa. Hoy son imprecindibles en todas las oficinas.

Nota que cada una de estas historias de éxito se requirió encontrar un Nuevo Ángulo o una Nueva Inclinación a un servicio o producto ya existente, que produjo un nuevo camino para ganar dinero.

En resumen:

Cuando pienses en ideas para crear suerte, examina cada punto, cada inspiración inicial con las siguientes preguntas en mente:

  • ¿Existe otro modo para atacar el problema?
  • ¿Hay otra manera de cubrir esta necesidad?
  • ¿Se podría dar un uso completamente diferente al producto en el que estoy trabajando?
  • ¿Existe algún mercado nuevo e inexplorado para este producto o servicio?
  • ¿Cómo puede el público percibir este producto de una manera nueva y más impresionante?
  • ¿Puede este producto o servicio introducirse  al público u ofrecerse de una forma completamente nueva?
  • ¿Qué ayuda puedo conseguir para promover este producto o servicio?
  • ¿Qué hechos en relación con este producto, servicio o necesidad he ignorado, descuidado hasta la fecha?
  • ¿Qué nuevas posibilidades existen para vender o distribuir este producto?

Si te pareció útil este post regálanos un LIKE y compártelo con quien consideres que le puede ser de utilidad. 🙂

Te deseamos mucha SUERTE CREATIVA y ¡hasta la próxima!

Un comentario en “Fábulas empresariales para crear “SUERTE” CREATIVA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s