Los 7 pecados capitales a la financiera

“Un vicio capital es aquel que tiene un fin excesivamente deseable, de manera tal que en su deseo, un hombre comete muchos pecados, todos los cuales se dice son originados en aquel vicio como su fuente principal. […] Los pecados o vicios capitales son aquellos a los que la naturaleza humana está principalmente inclinada”.
-Tomás de Aquino-

 

Los pecados capitales muy de la religión católica aunque ustedes no lo crean, van muy de la mano del lado financiero. Aquí les van los 7 para evitar caer en la tentación y librarnos de todo mal.

 

Lujuria Financiera

¿Has caído en la tentación del gasto excesivo sólo por complacer tus bajos instintos de posesión material?

La lujuria (en latín, luxus, ‘abundancia’, ‘exuberancia’) es el pecado producido por los pensamientos excesivos de naturaleza compulsiva de gastar y tener ese deseo desordenado e incontrolable de posesión sólo por placer.

También entran dentro de esa categoría el despilfarro y el desperdicio.

Es el amor hacia cualquier cosa material, que puede poner a tu familia y a ti en segundo lugar.

Gula Financiera

¿Tienes sensación de vacío y te complace llenarlo siendo consumista excesivo?

La gula (en latín, gula) se identifica con la glotonería de compra, es el consumo excesivo y asimismo incluye ciertas formas de comportamiento destructivo. De esta manera el abuso en la adquisición de cosas materiales innecesarias puede ser visto como ejemplo de gula.

Las personas que constantemente caen en este pecado financiero se les cataloga como carentes de aspectos importantes dentro de su vida personal que los tratan de llenar a través de este consumo excesivo (incluso sin ganas) de adquirir más y más.

Avaricia Financiera

 ¿Has engañado, traicionado o robado con tal de conseguir lo que deseas?

La avaricia (en latín, avaritia) es —como la lujuria y la gula—, un pecado de exceso. Sin embargo, la avaricia aplica sólo a la adquisición de riquezas en particular no importando el medio para llegar al fin. Este pecado financiero incluye deslealtad y traición especialmente para el beneficio personal, como en el caso de engañar para poder conseguir lo material que se desea, incluso llegar a robar para conseguirlo no importando a quien se le pueda dañar que al final del cuento el perjudicado principal es uno mismo.

 

Pereza Financiera

¿Tienes desánimo total por hacerte cargo de tu vida financiera?

 La pereza (en latín, acidia) está referido a la incapacidad de aceptar y hacerse cargo de la existencia de uno mismo. Es también el que más problemas causa. Tomado en sentido propio es una tristeza de ánimo que aparta de las obligaciones financieras y personales, a causa de los obstáculos y dificultades que hemos tenido o estamos viviendo. Si la pereza es tal que hace olvidar el bien necesario e indispensable, descuidar notablemente las obligaciones y deberes incluso a sabiendas del perjuicio personal es de verdad un pecado mortal.

 

Ira Financiera

¿Sientes odio por la gente que tiene un mejor nivel financiero que el tuyo?

La ira (en latín, ira) puede ser descrita como un sentimiento no ordenado, ni controlado, de odio y enfado. Este sentimiento se puede manifestar como una negación de tu nivel financiero, manejando odio hacia los demás y hacia uno mismo por impaciencia deseando hacer o ver en mal estado a otros. Es la intolerancia por razones de nivel adquisitivo, por ejemplo odio hacia los ricos o incluso hacia el mismo dinero. Es un pecado colmado de resentimiento.

Envidia Financiera

¿Has deseado el mal de alguien sólo porque tiene más dinero o bienes materiales que tu?

Como la avaricia, la envidia (en latín, invidia) se caracteriza por un deseo insaciable, es desear el nivel financiero, la casa, el coche, los viajes o la cuenta bancaria entre otros que alguien más tiene. Los que caen en este pecado sienten que a ellos les hace falta, y por consecuencia desean el mal a quien tiene y se sienten bien por si alguna razón se llegan a enterar de que lo perdieron o que les está yendo mal.

Soberbia Financiera

La soberbia (en latín, superbia) es considerado el más serio de los pecados, y de hecho, es también la principal fuente de la que derivan los otros. Es identificado como un deseo por ser el más importante a través de lo que se posee cayendo en la prepotencia, arrogancia y altivez. Las personas que caen en este pecado jamás se “rebajarían” a disculparse por su comportamiento o a solicitar ayuda económica en caso de necesitarla.

Los bienes materiales que poseen o creen poseer, se tienen sólo por desear ser visto, considerado, admirado, estimado, honrado, alabado e incluso halagado por los demás.

Si has caído en alguno o estás tentado a hacerlo, piénsalo dos veces para que esto no obstaculice tu entrada al paraíso financiero.

¡Ánimo y éxito!

MillionGirl
Sígueme en Twitter: 
@Imilliongirl

Un comentario en “Los 7 pecados capitales a la financiera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s