El mundo de las aplicaciones y su gran potencial como negocio

“Si se puede imaginar… se puede programar”.
– Anónimo –

Hoy en día lo que mueve, sorprende y dicta el avance de la tecnología en el mundo, son las aplicaciones.  Las hay para interactuar, ubicarse, compartir, comunicar, despertar, organizarse, correr, descargar música, medir una caminata con los perros, buscar empleo, jugar, tomar fotos, identificar y bajar música, traducir y un sinfín de posibilidades.

Según un estudio de The Sociable y Statista, hasta enero de este año Google Play contaba con 800,000 aplicaciones, superando a App Store con  775,000 y a Windows Phone Store con 150,000. Ese estudio también auguraba un crecimiento tal, que para el segundo trimestre del 2013, Google Play y App Store superarían el millón de aplicaciones.

Por lo anterior, al terminar el año tendremos más de dos millones de opciones, de posibilidades, de las cuales, hace cinco ó seis años no se tenía visibilidad y hoy son parte del día a día de las personas.

Empresas de TI, desarrollo de sistemas y software encuentran en este momento una tormenta perfecta para crecer y evolucionar porque hoy las necesidades del cliente se han alineado con la tecnología, la cual, se pone de manifiesto en el teléfono, en la red que distribuye electricidad a la casa, en aparatos electrodomésticos, instituciones, procedimientos, en el auto, el reloj y hasta en las relaciones.

Hay algunas empresas – como la mexicana Softtek – que incluso lo menciona en su misión: ‘Maximizar el valor del portafolio de las aplicaciones del cliente.’

El límite parecería ser el cielo pero hasta ‘la nube’ está coludida y es parte fundamental de este boom que está marcando no sólo tendencias sino el rumbo de una generación.

En donde hay que hacer un alto en el camino es en la parte de las relaciones personales. ¿Qué tanto afecta el consumo (no sólo de datos) sino de nuestro tiempo y atención en el soporte y generación de contenido para que estas aplicaciones sigan funcionando?

Evidentemente la parte técnica de la plataforma, el despliegue y los alcances seguirán evolucionando, respondiendo a las necesidades de los usuarios, a su modo de vida actual, a la demanda y a la abrumadora popularización.

Sin embargo, esa es sólo una parte, porque de nuestro lado sí está la decisión de interactuar, de saber dónde, cuándo y con quién, de dar ‘like’, ‘retwittear’, subir actividad del día a Runtastic o una foto a Instagram.  Hay roles, obligaciones y tiempos que cumplir: una cena con la familia, una plática de calidad, una reunión con los amigos, paseos y atenciones a los hijos o una salida con la novia.  Todo extremo es malo y no se puede abandonar lo que nos ha llevado hasta aquí, pero sí se puede regular.

El significado y concepto de intimidad es una cualidad que podemos recuperar y volver hacer de nuestra vida algo personal.  Hoy tener una vida implica compartirla, no sólo en las redes sociales, sino hasta en el Candy Crush.

Alejandro Pérez Pineda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s