Fábula Empresarial: Empuje la vaca

Un maestro de la sabiduría paseaba por un bosque con su fiel discípulo, cuando vio a lo lejos un sitio de apariencia pobre, y decidió hacer una breve visita al lugar. Durante la caminata le recomendó al aprendiz sobre la importancia de las visitas, también de conocer personas y las oportunidades de aprendizaje que tenemos de estas experiencias.

Llegando al lugar constató la pobreza del sitio, sus habitantes: una pareja, tres hijos, la casa de madera, vestidos con ropas sucias y rasgadas, sin calzado. Entonces se aproximó al señor, aparentemente el padre de la familia y le preguntó: Cómo hace usted y su familia para vivir aquí?

El señor calmadamente respondió: Amigo mío, nosotros tenemos una vaquita que nos da varios litros de leche todos los días; una parte del producto lo vendemos o lo cambiamos por otros géneros alimenticios en el pueblo vecino y con la otra parte producimos queso, cuajada, etc., para nuestro consumo y es así como vamos sobreviviendo.

El sabio agradeció la información, contempló el lugar por un momento, luego se despidió y se fue. En el medio del camino, volteó hacia su fiel discípulo y le ordenó:

Busque la vaquita, llévela al precipicio de allí enfrente y empújela al barranco.

EI joven espantado vio al maestro y le cuestionó sobre el hecho de que la vaquita era el medio de subsistencia de aquella familia. Más como percibió el silencio absoluto del maestro, fue a cumplir la orden. Así que empujó la vaquita por el precipicio y la vio morir. Aquella escena quedó gravada en la memoria de aquel joven durante algunos años.

Un bello día el joven decidió abandonar todo lo que había aprendido y regresar a aquel lugar y contarle todo a la familia, pedir perdón y ayudarlos. Así lo hizo, y a medida que se aproximaba al lugar veía todo muy bonito, con árboles floridos, todo habitado, con carro en el garaje, tremenda casa y algunos niños jugando en el jardín.

El joven se sintió muy desesperado, imaginando que aquella humilde familia tuviese que vender el terreno para sobrevivir; aceleró el paso y llegando allá, fue, recibido por un señor muy simpático; cl joven preguntó por la familia que vivía allí hace unos cuatro años; el señor le respondió que seguían viviendo allí.

Espantado el joven entró corriendo a la casa y confirmó que era la misma familia que visitó hace algunos años con su maestro. Elogió el lugar y le preguntó al señor (el dueño de la vaquita), Cómo hizo para mejorar el lugar y cambiar de vida? El Señor entusiasmado le respondió: nosotros teníamos una vaquita que cayó por el precipicio y murió; de ahí en adelante nos vimos en la necesidad de hacer otras cosas y desarrollar otras habilidades que no sabíamos que teníamos, así alcanzamos el éxito que sus ojos vislumbran ahora.

Si te gustó esta fábula te recomendamos leer: El vuelo de los gansos

15 comentarios en “Fábula Empresarial: Empuje la vaca

  1. En verdad a veces las personas son muy conformes lo que los hace ignorantes pues de mucho sirvio que el muchaho empujara la vaca al precipicio para que esta familia pues se viera en la obligacion de aprender otras cosas que las ignoraba y asi pues crecer como familia y personas..

    Me gusta

  2. La fabula trata de que tenemos que tener presente en no aferrarnos a una sola actividad en la vida para salir adelante, que debemos buscar alternativas a las distintas situaciones que se nos presenta en la vida y no aferrarnos a una sola cosa, en otras palabras no atenernos a una cosa o a los demás sino nosotros mismos ser quienes tengamos la tarea de asumir los retos que se nos presentan en la vida y mucho mas !

    Me gusta

  3. Excelente fabula… se aprende que no debemos conformarnos, al contrario hay que explotar todo nuestro conocimiento y asi ir aprendiendo cada dia mas, no hay que quedarse a esperar que otros vengan a matar algo de nosotros para poder salir adelante, somos seres humanos extraordinarios y Dios nos da las herramientas para luchar aqui en este mundo y nosotros tenemos que aprovechar al maximo todo y continuar para ser mejores de lo que ya somos.

    Me gusta

  4. Muy buena la fabula nos muestra dos caras diferentes de ver la vida. muchas veces somos tan ciegos que nos aferramos a algo que en el fondo nos hace daño pero, aun así nos conformamos y no somos capaces de ver mas allá, y que existen otras salidas de que aunque se vean turbias pues serán para nuestro bien…

    Me gusta

  5. Muy buena la Fábula, a veces somos tan conformistas con lo que tenemos, que no miramos mas allá de lo que hacemos, y no nos damos cuenta que si nos esforzándonos un poquito mas a desarrollar nuestras virtudes y destrezas podemos superarnos aun mucho mas de donde estamos… excelente

    Me gusta

  6. Dayana Peñaloza.
    Una fabula excelente, las experiencias en la vida sean buenas o malas nos dejan algo positivo de lo que debemos aprender, no verlo de la manera mas negativa, al contrario de las adversidades es donde aprendemos que dentro de cada uno hay habilidades, destrezas, conocimientos y a traves de estas virtudes nos hacemos mejores cada dia. Cierto el comentario de William aveces hace falta que nos empujen la vaquita, asi no quedarnos con las manos atadas.

    Me gusta

  7. Yo siempre he estado convencido de que la vida, o mejor dicho… en la vida te suceden situaciones que aparentemente son malas o adversas, pero que luego cuando las has superado, te das cuenta que solo fue un escalón que te ayudo a subir a un mejor nivel. Todos tenemos potenciales que a lo mejor no hemos descubierto, por miedo, por no ir mas allá, por conformismo; en fin, por lo que sea, pero ojala tuviéramos la visión de futuro que nos ayudara a saber de antemano que algo, por malo que parezca, nos hará crecer. Esta fabula, como hay muchas otras, estan para eso, para decirnos que SOMOS CAPACES DE MAS… !!!

    Me gusta

    1. esta lectura nos enseña que no debemos esperar perder las cosas para descubrir o poner en practica cualquier otra habilidad que poseemos para llevar la vida a un mejor nivel.

      Me gusta

  8. A veces nosotros nos conformamos con lo que tenemos aun cuando ni siquiera nos satisfacen nuestras necesidades, por miedo a lo desconocido o mejor dicho perder una “comodidad” , es decir no arriesgarnos. Ni siquiera hacemos el mínimo esfuerzo para mejorar, no solo en la parte material sino en lo personal. Es por eso que de vez en cuando Dios nos empuja esa vaquita para que reaccionemos y empecemos a mejorar nuestras vidas. Y cuando nos pasa algo que no esperamos o perdemos algo lo mejor es seguir adelante y no sentarse a lamentarse. Debemos empezar a luchar y crecer cada día más. Dios nos hizo a su imagen y semejanza cuántas cosas podemos lograr si solo creemos en nosotros mismos y le pusiéramos entusiasmo a lo que hacemos.

    Me gusta

  9. Buena Fabula…. nos enseña a no apegarnos solo a lo que tenemos o poseemos…. que en cada uno de nosotros existe un potencial que solo usamos en situaciones difíciles, de no ser así, ese potencial permanecería oculto, desarrollar todas nuestra capacidades nos permite expandirnos en todos los sentidos.

    Me gusta

  10. Existen muchas personas que de la única manera que cambien su estilo de vida es perdiendo todo o algo muy preciado! no es necesario esperar que pase algo así, es necesario innovar en la vida para podernos desarrollar con gran normalidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s